El Departamento de Justicia Criminal de Texas ha utilizado por mucho años Pentobarbital, medicamento con el que realiza sus ejecuciones. Pero, por el momento, la dependencia está sufriendo una escasez de esta sustancia.

El portavoz del Departamento de Justicia, Richard Vásquez aseguró que esperan conseguir medicamentos adicionales en una farmacia de fórmula magistral, que por su naturaleza no está regulada por el gobierno y la cual prácticamente la única alternativa que les está quedando.

“Esperamos comprar medicamentos adicionales, pero no vamos a comentar sobre lugar donde fueron obtenidas”comentó Vásquez.

Hasta ahora el Departamento de Justicia Criminal de Texas ha protegido el nombre de su nuevo proveedor, argumentando motivos de seguridad, según informes del periódico español El País.

El mes pasado, la Asociación Americana de Farmacéuticas y la Academia Internacional de Farmacias Magistrales sugirieron a sus miembros a no vender medicamentos que sean usados para la pena capital. Aunque la decisión no es obligatoria acorta las opciones disponibles.