El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, suspendió los diálogos con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), los cuales debían comenzar este martes en La Habana, debido al secuestro de un general del Ejército y otras dos personas en el departamento del Chocó e indicó que los negociadores no viajarán hasta que se conozcan detalles del paradero del alto militar y sus acompañantes.

El mandatario colombiano admitió que el brigadier general del Ejército Rubén Darío Alzate, desapareció en una zona selvática del departamento del Chocó (oeste), y al parecer fue secuestrado por la guerrilla de las FARC.

En su cuenta de Twitter, Santos afirmó que dio instrucciones a su ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, "para que se traslade al Chocó y personalmente asuma la investigación sobre el secuestro".
Por su parte, en La Habana, un vocero de la guerrilla que participa en la mesa de conversaciones dijo que investigan la situación, pero rechazaron ofrecer un comentario al respecto.

De acuerdo a reportes de prensa, el general Rubén Darío Alzate, un soldado profesional y una abogada fueron interceptados el domingo por hombres armados cuando viajaban en una embarcación de alta velocidad por un río de Quibdó, en el departamento de Chocó y a 310 kilómetros al oeste de Bogotá. Un cuarto soldado logró escapar e informó que los responsables son integrantes del frente 34 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).