Debido a un sobrecalentamiento de las baterías con las que trabaja el Solar Impulse II, este no volverá a volar sino hasta el 2016.

La altura a la que voló el avión solar ocasionó que se rebasaran los límites de temperaturas de las baterías.

Con las condiciones de vuelo, no se pudo lograr que las temperaturas disminuyeran. Sin embargo, apesar de estos inconvenientes El Solar Impulse II tuvo un buen viaje.

Para su reparación, la aeronave permanecerá en el hangar del aeropuerto de Kalaeloa, población en Hawái, Estados Unidos. Y los nuevos sistemas de temperatura se pondrán aprueba el siguiente año.

Es probable que el Solar Impulse II continúe con su vuelta al mundo en la primavera de 2016. Partiendo desde Hawái, con destino al oeste de Estados Unidos para después definir si volará a África o Europa.

Cuando se tome esa decisión el avión regresará a Abu Dabi, donde fue su punto de partida, piloteado por uno de sus creadores, el piloto suizo André Borschberg, informó el periódico español “El Mundo”.