Seis personas fueron detenidas este miércoles en Bélgica en el marco de la investigación sobre el ataque con machete contra dos policías en agosto y reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), indicó la fiscalía belga.

"El juez instructor decidirá a lo largo del día [tras interrogarlos] sobre su puesta en libertad o su paso a detención provisional", explicó en un comunicado el ministerio público.

El ataque tuvo lugar el 6 de agosto en la localidad belga de Charleroi (sur), y se saldó con la muerte del atacante, un argelino de 33 años, por disparos de un tercer agente.

Los dos policías agredidos al grito de "¡Allahu Akbar!" ('Alá es grande') sufrieron heridas en cara y cuello.

Además de las detenciones, los investigadores llevaron a cabo "ocho registros" en varias localidades belgas, entre ellas Charleroi, en los que se incautaron "varias armas blancas, entre ellas varias similares a las utilizadas durante el atentado", precisó la fiscalía.

Los militares y policías de Bélgica son a menudo objeto de amenazas por parte del EI, máxime cuando el país forma parte de la coalición internacional que lucha contra esta organización extremista en Siria y en Irak.

En los últimos meses, se han producido ataques similares contra agentes de policías como el que tuvo lugar en Charleroi.

Bélgica se encuentra además en un nivel de alerta terrorista 3 en una escala de 4, tras los atentados yihadistas en París, el 13 de noviembre (130 muertos), y en la capital belga, el 22 de marzo (32 muertos).