Una familia de San Antonio, Texas, está desesperada por encontrar el cuerpo de su hija, el cual fue robado de la funeraria horas después de que se lamentara su muerte.

Julie Mott, de 26 años, falleció después de una lucha contra la fibrosis quística. Su funeral se llevó acabo el 15 de agosto en la funeraria Mission Parks Funeral Chapels.

Según información del sargento de la Policía Javier Salazar, el servicio de Mott terminó a la 1:30 horas (tiempo local) y la funeraria se mantuvo abierta hasta las 4:30, por lo que se cree que alguien durante esas horas entró y robó los restos.

Dick Tips, propietario de la funeraria, dijo a la cadena de televisión “KSAT”, que posiblemente el cuerpo fue robado por alguien que se oponía a la cremación de la joven, la cual estaba programada para el 17 de agosto.

"Sólo queremos que nos devuelvan los restos de nuestra hija, para que podamos cerrar nuestro duelo", declaró Tim Mott el padre de la fallecida.

Los investigadores están pidiendo ayuda a los locales. Por su parte la funeraria ofrece una recompensa de 20 mil dólares por información que ayude a recuperar el cuerpo.