Cuando el Ministerio Público de México leía los cargos en su contra —mientras se recuperaba en el Hospital Universitario—, Andrómeda Elizabeth Cordero Flores, se enteró que asesinó a su hija de 4 meses, lo que le provocó un estado de shock.

De acuerdo con el diario El Norte, la familia de la mujer no le había informado de la muerte de su bebé ni la Procuraduría de Justicia de Nuevo León, lo que provocó una crisis nerviosa a la madre que atacó a cuchilladas a sus tres hijos pequeños e intentó suicidarse.

El diario local informó que la Fiscalía tiene una prueba pericial en la que la presunta homicida dio positivo en benzodiacepina, un inhibidor de la ansiedad que se emplea en el tratamiento de ciertas neurosis obsesivas.

El sábado pasado, Andrómeda Elizabeth Cordero Flores, de 31 años, fue internada en el Penal del Topo Chico de Nuevo León.

En la noche del lunes 7 de septiembre, la mujer atacó con un arma blanca a sus tres hijos, luego de, supuestamente, discutir con su pareja, en su domicilio al norponiente de Monterrey.