Al menos seis personas murieron en Israel, en el ataque a una sinagoga en Jerusalén. Entre ellos, los dos atacantes quienes fueron abatidos por la policía adentro del templo. Los grupos grupos radicales palestinos Hamás y la Yihad Islámica celebraron el atentado e hicieron un llamado a más acciones similares.

Este acto es parte de una escalada de violencia entre Israel y Hamás, hecho que podría poner en riesgo la paz "permanente" firmada por Palestina e Israel en Egipto, el pasado 26 de agosto, después de una guerra de 50 días, la cual dejó más de cuatro mil muertos en Palestina, la mayoría civiles.

Al respecto conversamos con el Dr. David Sarquís Ramírez, investigador del Tecnológico de Monterrey, en México, quien nos comentó sobre la posibilidad de una nueva guerra entre estos territorios: "Sí podría ser. Es un hecho lamentable que mueran personas inocentes y que haya un grupo de la población que no puedan resolver sus problemas de otra forma, más que a través de la violencia".

"El problema que estamos viendo el día de hoy tiene un origen distinto a los vistos con anterioridad", comenta Sarquís. "Ha existido un problema histórico por determinar quién tiene derecho al control administrativo de un sitio que ambos territorios consideran como sagrado".

¿Tiene alguna implicación especial que el ataque haya sido en una sinagoga?

– La sinagoga es el sitio sagrado y de oración, tiene la implicación de estar atacando la parte más sagrada. Es muy posible que esto propicie una escalada de violencia. Ojalá que haya moderación, ya que existe mucho enojo por ambas partes. Eso nunca es buen antecedente.

¿Cómo sería la respuesta internacional ante ese posible conflicto?

- Depende mucho de cómo se den las cosas. Por supuesto que en el medio internacional hay mucha consternación, pues este problema Palestina, está asociado a la crisis general de Medio Oriente. Pero una de las raíces comunes de esa crisis es el problema de Palestina.