Autoridades del zoológico Papanack Parck, cerca de la capital de Canadá, decidieron sacrificar a un león blanco africano que escapó de las instalaciones el domingo por la tarde.

El felino macho había escapado de su jaula el domingo por la tarde, y el incidente fue calificado como un "error humano", aunque está en marcha una investigación interna para determinar responsabilidades.

Kerry Bayford, dueño del zoológico, indicó que el personal "decidió sacrificar al león" por razones de seguridad. El zoológico, que se encontraba cerrado al público durante el invierno, se ubica a las afueras de Wendover, en la provincia de Ontario.

"Sedarlo hubiese sido un riesgo demasiado alto para la población porque el sedante demora mucho tiempo en hacer efecto, lo que hubiese puesto en peligro a las personas", agregó Bayford.