Una coordinada y vasta operación tuvo como objetivo más de mil cajeros automáticos en Japón, un robo masivo que dejó como víctima al banco sudafricano Standard Bank Group.

Los cajeros automáticos elegidos para el fraude estaban instalados en los supermercados Seven Eleven, que aceptan tarjetas extranjeras. Se estima que un centenar de personas hicieron uso de ellos casi al mismo tiempo.

AFP

Foto:

En un comunicado, Standard Bank Group explicó que la institución fue "víctima de un fraude sofisticado y coordinado", y añadió haber tomado "medidas rápidas para frenar el problema y haber alertado a las autoridades japonesas".

La prensa japonesa citó fuentes anónimas cercanas a la investigación y reportó que los ladrones utilizaron tarjetas falsas elaboradas a partir de datos bancarios sustraídos a este banco.

La operación tuvo lugar el 15 de mayo y afectó durante dos horas y media a los cajeros automáticos de 17 prefecturas del archipiélago, con 14 mil operaciones de retiro de dinero que implicaron mil 600 datos de tarjetas falsificadas, explica el diario Yomiuri.