Kevin Bollaert era el administrador del sitio UGotPosted.com, en el que posteó fotos de 26 exparejas sin su consentimiento. También publicaba imágenes de mujeres desnudas, que se posteaban sin el consentimiento de ellas y que eran provistas por sus exnovios. Si alguna mujer quería ver borradas sus fotos, tenía que pagar entre 250 y 350 dólares. Eso, sín garantía de que estas ya estuviesen en otras páginas.

Por esta razón, Bollaert fue convicto por 21 cargos por robo de identidad y 6 por extorsión y fue condenado, en Los Ángeles, a 18 años de cárcel.

Bollaert contó a los investigadores que hizo 900 dólares en un mes, pero se cree que recolectó aproximadamente 30 mil dólares de sus víctimas. Su página web tenía más de 10 mil imágenes explícitas, posteadas entre diciembre de 2012 y septiembre de 2013. La publicación de las mismas causó pérdidas de empleo, relaciones dañadas e incluso un intento de suicidio.

El abogado de este afirmó que no estaba haciendo nada ilegal al postear material indecente que otros le mandaron. Pero esto no fue suficiente: Bollaert, creó un segundo sitio llamado ChangeMyReputation.com, en el que sus víctimas tenían que pagarle para que removiese las fotos, informó el Departamento de Justicia de California.

En la galería: países donde el "revenge porn" es penalizado por la ley.