La Fiscalía de Düsseldor, que investiga en Alemania el accidente del avión de Germanwings en los Alpes franceses, ha registrado las oficinas de cinco médicos a los que consultó Andreas Lubitz, copiloto que estrelló la nave.

Los fiscales inspeccionaron al menos cinco consultorios a las que acudió Lubitz. Según informes del semanario Der Spiegel, se han confiscado los historiales médicos del copiloto, quien –según la Fiscalía– buscó en internet información sobre métodos para suicidarse, días antes del accidente.

Médicos a los que acudió el copiloto de 27 años se pusieron en contacto con la policía para informar que el joven había sido paciente suyo. Entre los especialistas hay neurólogos y psicólogos, informó el portal español El Mundo.

Al registrar su apartamento, la fiscalía descubrió que estaba en tratamiento médico y que además tenía una baja médica para el día de la catástrofe, que no comunicó a Germanwings.