El Papa Francisco a sus 78 años es un hombre muy activo. Sin embargo, tiene un padecimiento que le ocasiona molestias.

Durante su gira de 10 días por Cuba y Estados Unidos se le vio caminando cada ves más lento y con severas dificultades.

Federico Lombardi, vocero del Vaticano, reveló que el líder religioso padece de ciática, conjunto de síntomas que ocurre cuando hay presión o daño en el nervio ciático.

Debido a esa situación en ocasiones sufre de problemas de movilidad en sus piernas y molestias en la cadera.

Para reducir la incomodidad, el Papa es sometido a sesiones de fisioterapia, además de que se le ayuda  para subir o bajar escaleras, informó el portal de noticias "Religión Digital".

Cuando más se notaron estas dolencias fue justamente en la ciudad de Nueva York,  justo cuando subía las escaleras del avión que lo trasladaría a Filadelfia. El pontífice tropezó en repetidas ocasiones y casi se cae.