Hasta antes de este jueves no se le había puesto nombre ni rostro al agente de la inteligencia militar de Pakistán que, según la versión del periodista Seymour Hersh, develó el verdadero paradero de Osama Bin Laden, en el 2010.

Su nombre es Usman Khalid, un oficial del Ejército paquistaní. Este falleció en 2014, después de dejar de vivir en Londres. La familia del exmilitar niega su participación y responsabilidad en el caso.

Pero otra cosa dice  la versión oficial de la Casa Blanca: esta afirma que  fueron los servicios de seguridad nacional los que localizaron el escondite de Bin Laden gracias a la confesión de un prisionero y que,  tras un tiroteo, lo mataron.

Por otro lado, en el artículo publicado la semana pasada por el ganador del premio Pulitzer, Hersh niega todos estos detalles y cambia la historia.

Hersh asegura que el gobierno estadounidense supo dónde se encontraba Bin Laden gracias a la información que les dio Khalid, reportó el periódico español "El Mundo".