Con el propósito de reducir el consumo de agua en un 25%, el gobernador de California impuso restricciones al uso del preciado líquido.

Según CNN, las restricciones aplicarán a negocios, granjas y residentes. Asimismo, se dijo que dicha medida estará vigente por nueve meses.

También se harán cortes en lugares como campos de golf y cementerios.

Entre las restricciones están que no podrán irrigar con agua potable ni para césped ornamental.

"Esta sequía histórica demanda una acción sin precedentes", declaró el gobernador Jerry Brown en conferencia de prensa.