El secretario de Defensa, Chuck Hagel, cedió a la presión de la Casa Blanca y presentó su renuncia después estar casi dos años al frente del Pentágono. Esta es la primera baja en el gabinete del Presidente Barack Obama después del colapso demócrata en el Senado y de las crecientes críticas a su equipo de seguridad nacional para responder a la crisis de Medio Oriente.

Obama destacó el trabajo ejemplar de Hagel y agregó que respondió como ningún otro. "La decisión de dejar el Pentágono no es fácil para él, pero me considero muy afortunado de haberlo tenido como secretario de Defensa", enfatizó el mandatario.

Funcionarios del Gobierno dijeron que Obama tomó la decisión de destituirlo, después de una serie de reuniones entre ambos durante las últimas dos semanas. Sin embargo, el periódico The New York Times  afirma que la medida obedece a la forma en cómo enfrentó la amenaza del grupo terrorista Estado Islámico, ya que Hagel fue ampliamente percibido como un secretario de defensa pasivo.

Según informa el sitio washingtonpost.com, el funcionario permanecerá en el Pentágono hasta que Obama pueda elegir un reemplazo, quien deberá ser confirmado por el Senado. Algunos mencionan los nombres de Michele Flournoy y Ashton Carter, exfuncionarios de alto rango de la defensa durante el primer mandato de Obama y que fueron pasados por alto hace dos años cuando se designó a Hagel.

Chuck Hagel, un republicano originario de Nebraska, fue elegido para el Senado en 1996 y se retiró en 2008. Es veterano de la guerra de Vietnam y era más conocido como el crítico republicano más feroz de las políticas del presidente George W. Bush en Irak.