Este domingo en un encuentro con obispos el papa Francisco aseguró que aquellos miembros de la iglesia que han cometido abuso sexual rendirán cuentas.

"Llevó grabadas en mi corazón las historias, el sufrimiento y el dolor de los menores que fueron abusados sexualmente por sacerdotes”, dijo a los religiosos en la capilla de San Martín del Seminario San Carlos Borromeo.

Francisco lamentó esta situación y sostuvo que este tipo de delitos contra menores no seguirán ocultándose por más tiempo.

“Continúa perturbándome la vergüenza de que personas que tenían a su cargo el tierno cuidado de esos pequeños les violaran y les causaran graves daños", agrego en su discurso.

Por lo que se comprometió a realizar una profunda vigilancia por parte de la iglesia hacia todos aquellos criminales.

El sumo pontífice llevo acabo este encuentro, luego de reunirse con víctimas de abuso sexual.