La policía financiera italiana incautó en una bóveda bancaria suiza un retrato atribuido a Leonardo da Vinci, el cual, según las autoridades, había estado perdido desde hace siglos.

El Retrato de Isabella D’Este, —una de las mujeres más influyentes del Renacimiento, conocida sobre todo por haber sido una gran mecenas de las artes—, pretendía ser vendido por 95 millones de euros (107 millones de dólares aproximadamente).

De acuerdo al sitio elmundo.es, la imagen, un óleo sobre tela de 61x46.5 cm de tamaño, apareció en 2013 en el rádar de la Justicia italiana.

Para comprobar si la pintura era realmente del pintor italiano se realizaron diversas pruebas a través de la fluorescencia, que lo consideraron compatible con la fecha en la que fue creado.