A pesar de los trabajos de rescate, el número de fallecidos del barco “Estrella del Oriente”, que naufragó el lunes, en el río Yangtsé en China, se elevó hasta casi 400.

El barco se hundió con más de 456 personas abordo. Únicamente 14 personas lograron sobrevivir y 46 siguen desaparecidas, fueron recuperados 396 cuerpos.

El barco se pudo enderezar después de más de 20 horas de trabajo, con ayuda de grúas, ganchos gigantes y cables de acero.

A continuación los rescatistas drenaron el barco y pudieron explorar su interior, un trabajo muy complicado debido a las condiciones climáticas y la corriente del río, ubicado en la ciudad de Jianli.

Aún las autoridades atribuyen el accidente al ciclón, el cual según declaraciones del capitán del barco, atacó sin presentar alguna advertencia.

Sin embargo, media hora antes de que ocurriera el accidente las autoridades meteorológicas de la ciudad emitieron una alerta, la cual permitió a otras naves anclar y evitar el mal tiempo. Se desconoce si el capitán del barco, no quiso hacer caso o no escucho la advertencia.

Los dueños del barco y el gobierno del país se han comprometido a continuar con la investigación para determinar las causas del accidente, informó el periódico español “El País”.