Científicos canadienses detectaron, en la costa del Pacífico de ese país, radiación  procedente de la plan nuclear japonesa de Fukushima. Esta es la primera vez que se detecta radioactividad en una costa del Norte de América debido al accidente que resultó luego del terremoto y maremoto del 11 de marzo de 2011 en Japón.

En la localidad canadiense de Ucluelet, un pequeño pueblo en la isla de Vancouver, se registraron niveles de isótopo Cesio 134 y Cesio 137, aclaró el Instituto Oceanográfico Woods Hole Ken Buesseler, según informes del periódico “ The Guardian” .

Los niveles son bajos para representar un amenaza para la vida humana o marina.

“Si alguien nadara seis horas cada día del año  en aguas que contienen niveles de cesio dos veces superiores a los de la muestra de Ucluelet, recibiría una dosis de radiación que sería más de una milésima parte que un solo examen de rayos X dental”, comunicó la institución.

Los científicos sabían que la radiación emanada por Fukushima llegaría a la costa en 2015, luego de recorrer siete mil 600 kilómetros que se tienen de distancia entre la costa canadiense y la instalación japonesa.  

En marzo de 2011, un terremoto y un tsunami golpearon la central nuclear de Fukushima, provocando fusiones nucleares triples, obligando a más de 160 mil residentes a huir de los pueblos cercanos, y contaminando el agua, los alimentos y el aire. Este ha sido el peor desastre nuclear desde Chernóbil en 1986.