Tras su intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde criticó la estrategia implementada en contra de ISIS, el presidente de Rusia Vladimir Putin logró obtener el permiso del Congreso ruso para bombardear las bases de operación del grupo yihadista Estado Islámico. 

A continuación recopilamos quiénes son los protagonistas de esta historia. 

Estados Unidos

En agosto de 2014, el presidente Barack Obama anunció que comenzaría una serie de ataques aéreos en Irak y Siria, con el fin de detener la expansión del grupo yihadista Estado Islámico, esto, después de que se difundiera el asesinato de periodistas estadounidenses y los ataques contra personas yizidíes y cristianos en Siria. 

Fue en febrero de 2015 cuando el presidente Barack Obama solicitó formalmente al Congreso estadounidense permitir el uso de las fuerzas militares estadounidenses en la zona, declarando que sería el fin de ISIS. 

Además, Obama declaró que esta intervención militar sería distinta a las realizadas por el país en Afganistán e Irak, ya que no incluía el despliegue de tropas en terreno "salvo limitadas circunstancias, como labores de entrenamiento". 

Coalición Internacional

En septiembre de 2014 se llevó a cabo la "Conferencia Internacional de Paz y Seguridad en Irak", presidida por el mandatario francés, Francois Hollande, en la que 26 países tienen representación, entre ellos: Reino Unido, Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Jordania (donde un piloto fue capturado y quemado vivo), Holanda, Portugal. 

Kurdos y Shiitas

Son fuerzas de seguridad en Irak y Siria encargadas de combatir a Estado Islámico. En el principio de la operación, la estrategia de Estados Unidos y de la Coalición Internacional era brindar entrenamiento militar y apoyo logístico a estos grupos, con el fin de derrotar a ISIS. Este hecho fue ampliamente criticado por los opositores a la estrategia. 

Bashar Al Assad

Es desde el año 2000 el presidente de Siria. Dentro de su gobierno ha existido polémica por su forma de lidiar con los Rebeldes Sirios, el grupo opositor que buscó derrocarlo durante la Primavera Árabe de 2011. 

Justamente es desde ese año que Siria vive una Guerra Civil que ha provocado miles de muertos y millones de desplazados. A esto, se sumó el control de ISIS en algunas zonas del país, que es la principal causa de la crisis de migrantes que azota a Europa, "La peor desde la Segunda Guerra Mundial", según se informó en la reciente Asamblea General de Naciones Unidas. 

Los ataques de la Coalición Internacional en contra de ISIS nunca han sido aprobados por Al Assad. El único a quien le ha dado permiso de realizar bombardeos es al gobierno de Vladimir Putin. 

Una de las principales críticas al gobierno de Assad es que con el pretexto de atacar a ISIS, ha ordenado ataques a sus opositores, quienes en la mayoría de las ocasiones no tienen relación con el Estado Islámico. 

Rusia

En septiembre de 2015, Rusia anunció su apoyo al régimen de Al Assad, ya que los esfuerzos de la Coalición "han sido poco exitosos". 

Al respecto, el gobierno estadounidense pidió coordinación con el gobierno ruso, ya que "los ataques aéreos ordenados por Putin habían causado la muerte de civiles inocentes", informó en Naciones Unidas el embajador saudí Abdallah Al-Mouallimi.