El niño que conmovió a las redes sociales por ir en el vehículo en el que su abuela y una amigo tuvieron una sobredosis, encontró un nuevo hogar.