Myriam es una refugiada de apenas 10 años que como otros iraquíes tuvo que abandonar su ciudad de origen debido a los ataques del Estado Islámico.

Sin embargo a su corta edad se ha vuelto un ejemplo de esperanza. “Agradezco a Dios, que él nos protegió. Dios nos ama y no permitió que ISIS nos matara”, declaró Myriam

En una entrevista con la cadena de televisión árabe “Sat-7”, conmovió con sus declaraciones, pidiendo a Dios que perdone a los que la hicieron huir de su casa.

La pequeña junto a su familia abandonó la ciudad iraquí Qaraqosh. Actualmente se encuentra en un campo de Kurdistán, al norte de Medio Oriente, protegido por el ejército kurdo y asociaciones humanitarias, informó el diario digital “infobae”.

Myriam es de fe cristiana y a pesar de su situación ella tiene una gran esperanza en su creencia.

"Yo solo estoy triste porque nos echaron de casa. ¿Por qué hicieron eso?", pregunta. "No estoy enojada con Dios por nuestra huida de Qaraqosh. Yo le agradezco porque se ocupó de nosotros. Aun si sufrimos aquí, Él nos cuida".