Una pequeña localidad española estudia multar con 16.000 euros (17.500 dólares) a una iglesia medieval porque sus campanas son "demasiado ruidosas".

Tras las quejas de los vecinos, los técnicos municipales de Móstoles, al suroeste de Madrid, midieron el nivel de ruido provocado por las campanas de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y determinaron que estaban 30 decibelios por encima de los 55 permitidos por la normativa local, indicó el martes el ayuntamiento.

Los expertos estiman que una conversación normal produce entre 55 y 60 decibelios, mientras que un avión en vuelo produce entre 110 y 120 decibelios.

El sacerdote de la parroquia, Ignacio Torres, dijo al diario El País que las campanas siempre han tañido en la localidad y que normalmente sólo se tocaban a mediodía y antes de las misas. El párroco dijo no tener idea de cómo podría la iglesia pagar la multa si finalmente se impone.