Las autoridades británicas decidieron prohibir a un hombre de 47 años acercarse a una bicicleta por el resto de su vida, con el objetivo de evitar que intente robarlas.

John Liddicoat es un adicto a la heroína que fue condenado recientemente a tres años de prisión por robar. Con este caso acumula 48 antecedentes en los que destacan los robos de bicicleta.

Tras cumplir su condena, la jueza Ian Lawrie decidió prohibirle acercarse a las bicicletas a menos de cuatro metros de distancia.

En caso de no cumplir con su sentencias será castigado con una pena en prisión de cinco años.

Para "revertir" el castigo, Liddicoat debería comprar su propia bicicleta y demostrarlo con los documentos pertinentes, de acuerdo con el periódico británico "Daily Mail".