Los liberal-demócratas británicos ganaron por sorpresa este viernes un diputado en el rico barrio londinense de Richmond, con una campaña proeuropea basada en rebatir la gestión del Brexit por el Gobierno conservador de Theresa May.

La victoria de la desconocida Sarah Olney no altera sustancialmente la composición del Parlamento, pues los liberal-demócratas ganan su noveno diputado y los conservadores mantienen una cómoda mayoría, con los laboristas como primer partido de la oposición.

Sin embargo, la derrota es un aviso a la primera ministra May, además del probable fin de la carrera política de una antigua estrella fulgurante del firmamento conservador, el apuesto multimillonario Zac Goldsmith, que ya había sido derrotado en las últimas municipales de Londres.

"Reprimenda a May por el Brexit", tituló el diario Financial Times. Goldsmith, que ostentaba el escaño, dimitió en protesta por los planes para ampliar el cercano aeropuerto de Heathrow, propiciando la convocatoria de la elección.

No obstante, seguía contando con el apoyo de los conservadores y se había ganado el del antieuropeo Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP), por lo que los comicios se convirtieron en un referéndum sobre el referéndum del pasado 23 de junio.

La candidata liberal-demócrata ganó con 20.510 votos, frente a los 18.638 de Goldsmith, anunció este viernes, al día siguiente de que la gente votase, el alcalde del distrito, David Linnette.

- "No queremos una ruptura dura con la UE" -

"La gente de Richmond Park y North Kingston ha provocado un sismo que recorre a este Gobierno conservador pro-Brexit, y nuestro mensaje es claro: no queremos una ruptura dura con la UE. No queremos salir del mercado único, y no permitiremos que se impongan la intolerancia, las divisiones y el miedo", dijo Olney.

El líder de su partido, Tim Farron, cargó contra Theresa May y su promesa de dar prioridad al control de la inmigración en sus negociaciones con Bruselas. "El UKIP ya no tiene ningún valor, porque Theresa May se ha convertido en la líder del UKIP", dijo a la radio LBC.

Los conservadores "se han apoderado de la visión de extrema derecha del Brexit. Algo con lo que no están de acuerdo muchas de las personas que votaron a favor de abandonar la UE", añadió Farron.

- "Este resultado no cambia nada" -

Al conocerse la victoria, Farron dijo a los suyos que "si esto hubieran sido unas elecciones generales, los conservadores hubieran perdido numerosos escaños en favor de los demoliberales, y hubieran perdido la mayoría".

Cabe recordar que la coalición de gobierno que el tercer partido nacional, liderado entonces por Nick Clegg, aceptó formar con los conservadores de David Cameron, fue severamente castigada en las urnas cinco años después, en 2015, cuando los demoliberales pasaron de 56 diputados a ocho.

Los conservadores tomaron nota de la derrota, pero aseguraron que no cambia sus planes respecto al Brexit. "Este resultado no cambia nada. El Gobierno mantiene su compromiso de abandonar la Unión Europea y activar el Artículo 50 (para la salida del bloque) antes de que acabe marzo del año que viene", dijo un portavoz conservador. "Además, seguiremos dando pasos decisivos por el interés nacional para reforzar el lugar del Reino Unido en el mundo".