Thomas Manning, un hombre de 64 años que perdió la mayor parte de su miembro viril debido a un cáncer, se sometió al primer trasplante de pene realizado en Estados Unidos.

La operación, que duró 15 horas, se realizó a principios de mayo en el Hospital General de Massachusetts, en Boston, y es la tercera de este tipo que se hace en todo el mundo.

"El paciente, Thomas Manning, de Halifax, Massachusetts, continúa recuperándose bien luego de establecerse la circulación sanguínea en el órgano donado y sin signos de sangramiento, rechazo o infección", dijo el hospital en un comunicado.

"Mientras el paciente aún transita la primera fase de su proceso posoperatorio de recuperación, sus médicos dicen estar prudentemente optimistas respecto a que pueda recuperar las funciones que perdió en 2012", agrega el texto.

El miembro provino de un donante fallecido que tenía el mismo tipo de sangre y de tono de piel del paciente.

Manning agradeció al donante y a su familia, que pidió que mantener en reserva su identidad, y agregó que quería hacer pública su historia para combatir la vergüenza y el estigma asociados con la pérdida del pene.

La noticia hizo eco en medios de todo el mundo, mismos que destacaban los resultados positivos de la intervención.