Autoridades de Arabia Saudita suspendieron por motivos de salud la serie de 50 azotes que recibiría hoy Raif Badawi, como parte de la condena de mil latigazos impuesta en mayo pasado por "insultar al Islam". 

El hombre de 31 años puso en marcha un sitio de Internet en donde se declaró abiertamente ateo y criticaba al Islam. Al respecto, la organización Amnistía Internacional lanzó la campaña #FreeRaif con la que solicita apoyo para liberar al padre de tres hijos.

Y fue precisamente Amnistía Internacional quien dio a conocer la suspensión de la ronda de azotes preparada para hoy: "Los médicos se dieron cuenta de que las heridas aún no cicatrizan, por lo que pospusieron los azotes hasta la siguiente semana", informó en un comunicado.

Badawi está sentenciado a recibir mil latigazos, 50 cada viernes durante las próximas 20 semanas.