La excandidata a la Casa Blanca del Partido Verde, Jill Stein, anunció el viernes que reunió fondos suficientes para solicitar el recuento de votos de la elección presidencial en Pensilvania, tras pedirlo en Wisconsin, dos estados muy disputados en los que ganó Donald Trump.

La Comisión Electoral de Wisconsin dijo que se está "preparando para seguir adelante con el recuento estatal de los votos para presidente de Estados Unidos" a requerimiento de Stein.

El plazo para terminar el recuento vence el 13 de diciembre, por lo que el organismo deberá trabajar rápidamente, según indicó.

Stein dijo el viernes en su sitio web que había recaudado más de 4,8 millones de dólares, de los siete necesarios para financiar un nuevo recuento en tres estados clave: Wisconsin (norte), Pensilvania (este) y Michigan (norte).

"Ahora (...) vamos a concentrarnos en obtener los fondos necesarios para el recuento de votos en Michigan" hasta el miércoles, señaló el sitio web de la candidata.

"Estos nuevos recuentos forman parte de un movimiento electoral que busca asegurar la integridad (del proceso) y mostrar que el sistema electoral estadounidense es poco fiable", agrega la página.

El equipo de campaña de Stein encontró "anomalías estadísticas" en los tres estados, que "suscitan dudas".

Estos nuevos recuentos relanzan la controversia sobre la seguridad del sistema electoral estadounidense, luego de que Estados Unidos acusó a Rusia de haber orquestado espionajes informáticos (incluyendo al Partido Demócrata) para influir en la carrera electoral.

La candidata demócrata Hillary Clinton logró dos millones de votos más que su rival republicano a nivel nacional, según los cálculos del Cook Political Report.

Pero esa ventaja de 1,5 puntos no cambia en nada el resultado de la elección, dado que Trump consiguió la mayoría de los grandes electores del Colegio Electoral (290 contra 232) para llegar a la Casa Blanca.

Clinton aceptó su derrota y hasta la fecha no ha disputado los resultados. Perdió en Wisconsin (10 grandes electores) por 27.000 votos y en Pensilvania (20 grandes electores) por 60.000 votos. En Michigan (16 grandes electores), la diferencia sería de 10.704 votos, según datos todavía no oficiales.