Aunque varios políticos del mundo están siendo afectados por el escándalo financiero Panamá Papers, hay un estadounidense que podría beneficiarse de la filtración que afectó al bufete de abogados Mossack Fonseca.

Desde el 12 de octubre de 2011, Bernie Sanders condenó el Acuerdo de Libre Comercio de Panamá que estaba por aprobarse en aquel entonces.Esta es una economía fraudulenta que funciona para los ricos y poderosos, pero no para los estadounidenses”, señaló Sanders en la ocasión. Además, aseguró que el pacto internacional pondría trabas a futuras investigaciones por fraudes fiscales de ciudadanos y empresas de su país.

"Pues resulta, Señor Presidente, que Panamá es un líder mundial cuando se trata de permitir a los ricos estadounidenses y las grandes corporaciones evadir impuestos en Estados Unidos, al esconder su dinero en paraísos fiscales. El tratado de libre comercio con Panamá solo empeorará esta situación", dijo Sanders ante el congreso en su calidad de senador.

Por su parte, la entonces Secretaria de Estado, Hillary Clinton, se encontraba en el lado opuesto.

En un comunicado oficial, emitido por el Departamento de Estado de Estados Unidos el 13 de octubre de 2011, Clinton felicita al Presidente Obama por aprobar el pacto comercial.

Hasta el momento, la actual precandidata demócrata no ha hecho ningún tipo de comentario sobre los Panamá Papers.

A diferencia del equipo de campaña de Sanders que se ha dedicado a recordar esta situación a los votantes demócratas.