La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se encuenta en el peor momento siendo mandataria del país, esto después del escándalo que incluyó a su hijo Sebastián Dávalos; así lo afirman las encuestas de popularidad dadas a conocer por Cadem.

Y es que de acuerdo a la consultora, la aprobación de Bachelet cayó al 30%, mientras que la desaprobación llegó al 60%, el nivel más alto de los dos periodos presidenciales de la mandataria.

En Chile, la Fiscalía investiga los delitos de tráfico de influencias y uso de información privilegiada en los negocios realizados por Sebastián Dávalos y su esposa, Natalia Compagnon, durante la campaña presidencial de 2013.

Se han realizado investigaciones en la casa de la pareja y en el Palacio de presidencial de La Moneda, en donde el Gobierno de Bachelet tuvo que entregar el teléfono móvil y el equípo de cómputo del hijo de la presidenta, los cuales utilizó cuando era Director Sociocultural, cargo al que tuvo que renunciar.