Diversos especialistas en el mundo han dado sus hipótesis sobre la desaparición del vuelo QZ8501 de AirAsia, sobre todo cuando el capitán solicitó elevar la navo de 32 mil a 38 mil pies de altura para evitar una nube.

De acuerdo a meteorólogos, las nubes podrían alcanzar los 50 mil pies de altura. Debido a esto se pudo haber formado una tormenta de hielo, la cual dio lecturas erróneas y una pésima navegación. Problemas similares fueron los que causaron la caída del vuelo 447 de Air France en junio de 2009; accidente en el que fallecieron 228 personas; de acuerdo con la revista TIME

Otra posibilidad, según el diario First Post, es algún tipo de falla catastrófica en el metal, por los de presurización y despresurización asociado con el despegue y aterrizaje. Sin embargo es poco probable, pues solamente tenía 6 años de uso.

Una de las menos probables pero que "no hay que descartar", de acuerdo al mismo diario es un ataque terrorista: "No hay indicios, pero no hay que dejarlo de lado".