El fin de semana hombres y mujeres en Hong Kong decidieron usar sostén, esto para protestar contra la condena a prisión que se le impuso a una mujer que se defendió de un policía con su busto.

Ng Lai-ying, de 30 años, denunció que Chan Ka-po, inspector en jefe de la policía, tocó sus pechos durante una manifestación en marzo. Sin embargo, el oficial la acusó de usar su pecho para atacarlo.

Por lo que el tribunal la halló culpable en la semana pasada y la sentenció a tres meses y medio de prisión por supuestamente ella presionarlos apropósito contra el oficial para poder culparlo.

Cerca de 200 manifestantes se unieron a la protesta “Caminata por el pecho”, que se llevó acabo fuera de las oficinas de la policía en el distrito Wan Chai, ubicado en la parte norte de la isla.

Algunos manifestantes usaban sujetadores, mientras que otros los agitaban con sus manos, para luego gritar frases como “el pecho no es un arma”.

Ng Lai-ying fue arrestada durante una protesta contra los chinos que visitan Hong Kong para comprar productos más económicos y de mejor calidad, en Yuen Long el 1 de marzo, informó el periódico “South China Morning Post”.