La versión ofrecida por el Estado Islámico de que una rehén estadounidense falleció durante los bombardeos realizados por Jordania ha sido puesta en duda y calificada como un intento del grupo yihadista para manipular la opinión pública.

"Somos muy escépticos dada la poca credibilidad de ISIS", sostuvo a CNN, el portavoz del Gobierno de Jordania, Mohammed al-Momani. El funcionario cuestionó si ISIS pudo identificar que los aviones del ataque eran jordanos y si realmente mantenían a la rehén en un almacén de armas.

Al-Momani agregó: "estos eventos para manipular hechos y manipular la opinión pública".

La rehén estadounidense ha sido identificada como Kayla Mueller, esta viajó a la frontera de Siria y Turquía en 2012 para ofrecer ayuda humanitaria. Un año más tarde fue capturada por el grupo terrorista.