Activistas medioambientales, indígenas y organizaciones sociales marcharon este miércoles en Lima para presionar a la conferencia de la ONU sobre el clima por un acuerdo multilateral que favorezca las energías limpias y permita contener el calentamiento global.

Miles de personas, algunas vestidas como duendes verdes protectores de los bosques, realizaron un recorrido de unos tres kilómetros por el centro limeño desde el Campo de Marte hasta la plaza San Martín, en la llamada Marcha de los Pueblos.

La manifestación comenzó al compás de la canción "Agua no es negocio", que un grupo de jóvenes acompañó con tambores y bailes.

"Cambien el sistema", clamaban los manifestantes, muchos de ellos venidos de Brasil, Ecuador y Bolivia y quienes exigieron a sus gobernantes proteger los recursos naturales.

La manifestación, que se desarrolló sin incidentes, siguió a una masiva marcha ambiental realizada en septiembre en Nueva York.