Entre aplausos y gritos de "bravo" fue sacado el cuerpo de un perro policía, que murió en el atentado perpetrado el pasado 18 de marzo en el Museo Nacional del Bardo, en Túnez; hecho que cobró la vida de 23 personas en total, de acuerdo a los más recientes informes de las autoridades.

Las fuerzas de seguridad tunecinas informaron de la captura de nueve personas sospechosas que podrían estar relacionadas con este ataque: "Cuatro de ellos están vinculados directamente con la operación mientras que cinco tienen lazos con la célula".

Aunque hasta este momento ningún grupo armado se ha adjudicado el ataque, ya se tiene identificados a dos de los agresores: "Se trata de Yassine Abidi y Hatem Khachnaoui, pero por el momento no es posible decir si pertenecen a una y a otra organización terrorista", informó Habib Essid, primer ministro del país.

Aquí el momento en el perro policía recibe un emotivo homenaje. Las imágenes podrían resultar perturbadoras, se recomienda discreción.