Este enorme socavón se produjo en el centro de la ciudad de Fukuoka el pasado 8 de noviembre. En apenas unos días, el socavón desapareció y la vía reabierta, demostrando la rapidez y eficiencia que reina en la cultura japonesa. El alcalde de la ciudad, Yoichiro Takashima aseguró que ahora la vía era 30 veces más fuerte que antes.

El sumidero tenía unos 15 metros de profundidad y en unos días fue reparado, tal como se observa en las imágenes.

El gobierno de ese país asiático decidió demostrar que un hoyo de esa profundidad puede ser reparado en tan solo 48 horas, para reabrir la vía pública y con las inspecciones necesarias para salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos. 

Dicha medida busca cambiar la percepción popular de lo que tarda "reparar un bache", incluso a esas medidas.