"¡Qué no te pique el mosco!", dice el spot pegajoso que todos los días se escucha en las estaciones de radio en México, por los canales de televisión abierta. El mismo problema se vive en diversos países de Latinoamérica donde el virus se ha instalado.

La sugerencia es untarse un repelente para evitar la picadura del chikungunya, pero no recomiendan ponerse unas gotas del perfume ”Bombshell” de Victoria’s Secret o el "Skin So Soft" de Avon, que recientemente demostraron contar con bondades para mantener alejados a los insectos de los cuerpos humanos.

“Bombshell de Victoria´s Secret repelió los mosquitos con bastante eficacia durante los primeros 120 minutos después de su aplicación”, revela el estudio "La eficacia de algunos repelentes de insectos disponibles comercialmente para Aedes aegypti (dengue) y Aedes albopictus (chikungunya)", realizado por el Departamento de Biología de la Universidad Estatal de Nuevo México, Estados Unidos.

El aceite para baño Skin So Soft de Avon tuvo una reducción a casi la mitad de la atracción de los mosquitos, así como su efecto repelente duró aproximadamente 120 minutos, explica la investigación publicada en la revista científica "Journal of Insect Science". El estudio comparativo se realizó a ocho repelentes, dos fragancias o perfumes y a un parche de vitamina B.

“Los productos fueron probados utilizando una mano humana como atrayente en una configuración olfatómetro y un tubo con Aedes aegypti y Aedes albopictus, los dos principales insectos que contagian enfermedades a los humanos“, señalan los académicos Stacy D. Rodriguez, Lisa L. Drake, David P. Price, John I. Hammond e Immo A. Hansen.

Los catedráticos explican que los mosquitos son portadores de una gran variedad de parásitos, protozoarios, nematodos y virus, por lo que se realiza su eliminación a través de fumigación con pesticidas y otras estrategias como redes.

“Desafortunadamente y, por una serie de razones, estos enfoques pueden ser difíciles de aplicar en muchos lugares, además hay un problema significativo que es la resistencia a los insecticidas de las poblaciones de mosquitos portadores de enfermedades”, comentan los biólogos de la Universidad Estatal de Nuevo México.

Recuerdan que a nivel individual, los repelentes de mosquitos son ampliamente utilizados para evitar la exposición a la enfermedad.

“Los repelentes, a pesar de que nunca pueden garantizar una protección completa, ayudan a disminuir significativamente el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por los insectos”, expresan los investigadores.

Lean la nota y lista de perfumes aquí.