Esta semana el grupo yihadista Estado Islámico amenazó al Gobierno japonés con asesinar a dos rehenes de ese país si no se les entregaba la cifra de 200 millones de dólares. Dicha cifra no fue entregada, por lo que el pasado sábado ISIS divulgó el video del asesinato del rehén Haruna Yukawa.

Aún queda con vida el segundo rehén, Kenji Goto. En esta ocasión, el grupo terrorista ha optado por no pedir dinero y exigir la liberación de Sajida al-Rishawi, una mujer que fue arrestada en 2005 al tratar de detonar una bomba en un hotel en Jordania, según reseñó CNN.

De acuerdo a ese medio, la mujer permanece detenida en Jordania y no ha sido vista en nueve años. En noviembre de 2005 al-Rishawi declaró que trató de participar en los atentados terroristas que dejaron un saldo de 57 personas muertas en Jordania.

"Mi esposo detonó su bomba, y yo traté de detonar la mía pero no lo logré", dijo la mujer a una cadena de televisión de ese país.