El Pentágono cambió su versión este lunes sobre el bombardeo a un hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán y aseguró que había sido ordenado por el propio país.

John Campbell, comandante del Ejército en Afganistán, afirmó que fueron las fuerzas de dicho país quienes solicitaron apoyo tras ser atacados por los talibanes.

“Se solicitó un ataque aéreo para eliminar la amenaza talibán y varios civiles fueron golpeados accidentalmente”, aseguró Campbell durante una conferencia de prensa realizada en el Pentágono.

A continuación les mostramos siete claves sobre el ataque de Estados Unidos a hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán:

1. La versión anterior del Ejército estadounidense había sido que sus propias fuerzas estaban siendo atacadas y por eso pidieron cobertura aérea, según reseñó el periódico español "El País".

2. La intervención militar de Estados Unidos tuvo un saldo de 22 muertos, 12 miembros de Médicos Sin Fronteras (MSF) muertos y 10 pacientes. Además, se registraron otras 37 personas heridas.

3. Admiten error- En su declaración Campbell admitió que atacar el hospital había sido un error: "Ordenar ataque fue una decisión de los Estados Unidos, realizado dentro de la cadena estadounidense de mando. Se atacó un hospital por error. Nunca atacaríamos intencionalmente una instalación médica protegida... Les aseguro que la investigación será exhaustiva, objetiva y transparente".

4. Por su parte, MSF había asegurado que no había ataques cercanos a las instalaciones y hasta alegó que habían enviado las coordenadas del hospital a Ejército de Estados Unidos.

5. En un comunicado Christopher Stokes, director de MSF sentenció: "La realidad es que Estados Unidos lanzó esas bombas. Estados Unidos golpeó un hospital enorme lleno de pacientes heridos y personal de MSF”.

6. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN, por sus siglas en inglés) realizará su propia investigación.

7. Mientras, el Alto Comisionado de la ONU, Zeid Ra'ad Al Hussein, sostuvo en un comunicado de la organización: "La gravedad del incidente se ve subrayada por el hecho de que, si se establece en un tribunal de justicia que fue deliberado, un ataque aéreo contra un hospital puede constituir un crimen de guerra".