Este jueves el Papa Francisco dio un discurso frente al Congreso de Estados Unidos, en el que abogó por la abolición mundial de la pena de muerte.

El pontífice argumentó “una pena justa y necesaria nunca debe excluir la dimensión de la esperanza y el objetivo de la rehabilitación”.

"Estoy convencido que este es el mejor camino, porque cada vida es sagrada, cada persona humana está dotada de una dignidad inalienable y la sociedad solo puede beneficiarse en la rehabilitación de aquellos que han cometido algún delito", agregó al discurso.

Durante su discurso Jorge Bergoglio contextualizó la responsabilidad que lleva el tema de la pena de muerte aún vigente en Estados Unidos. "La regla de oro nos recuerda la responsabilidad que tenemos de custodiar y defender la vida humana en todas las etapas de su desarrollo".

El pontífice es el primer Papa en hablar frente al Congreso estadounidense, el discurso fue en inglés como lo había prometido.