El papa Francisco visitó la escuela Nuestra Señora Reina de los Ángeles, en Harlem, barrio de Nueva York.

El Pontífice dedico tiempo a convivir y platicar con niños que provienen en su mayoría de la comunidad hispana arraigada en Estados Unidos.

La reunión fue con decenas de alumnos de cuatro escuelas primaria católicas. "Queridos chicos, tienen derecho a soñar y me alegra que puedan encontrar el apoyo para poder hacerlo", les dijo.

Como “tarea" les pidió que rezaran por él para que pudiera continuar compartiendo la alegría de Jesús.

No solo los niños aprovecharon la visita del Papa, también algunos inmigrantes y refugiados provenientes de países latinoamericanos tuvieron la oportunidad de acercarse a él.

Posteriormente, el líder religioso recorrió el Parque Central, donde lo esperan 80 mil personas, para luego oficiar una misa ante 18 mil personas en el Madison Square Garden.