Un abogado recientemente presentó una petición al tribunal de Pakistán en la que se exige la devolución del diamante Koh-i-Noor, una de las joyas de la corona británica.

La piedra de 105 quilates llegó a manos de la realeza cuando la compañía East India se la entregó después de incautarla en 1947.

Javed Iqbal Jaffry, el abogado que promovió la demanda defiende que la piedra pertenece a Pakistán, por que se tomó de Punyab una región que fue dividida entre ese país y la India después de la independencia de este último.

Esta no es la primera petición que se hace. A principios de noviembre un grupo llamado “Mountain of Light”, originario de la India, inició un proceso legal ante el Tribunal Superior de Londres reclamando la misma piedra.

Durante años políticos indios han reclamado la devolución del diamante que consideran de su propiedad, sin tener un resultado a su favor, informó "BBC".