El padre del hombre armado que disparó contra tres personas a bordo de un tren francés, que viajaba desde Ámsterdam a París, ha hablado por primera vez de su hijo.

Mohamed El Khazzani, padre del presunto terrorista, se mostró sorprendido por las acciones de las que se culpa a su hijo. "Yo no estaba en el tren, pero no creo que fuera capaz de hacer algo así", declaró mientras el acusado continuaba siendo interrogado.

El Khazzani, un hombre de 64 años, reside en la ciudad española Algeciras ubicada a 661 kilómetros de Madrid. Según sus declaraciones su hijo Ayoub El Khazzani, vivió hasta el 2014 con su familia.

"Se fue porque aquí no había trabajo", mencionó. "El único terrorismo del que es culpable es el de terrorismo por pan, no tiene dinero para alimentarse adecuadamente", argumentó El Khazzani.

Este es el mismo argumento de la abogada del acusado en París, quien señaló que su cliente únicamente quería robar.

El marroquí aclaró que su hijo nunca tuvo contacto con las drogas, ni como consumidor, ni como vendedor, señalando que es muy religioso por lo que no fuma ni bebe alcohol.

Declaró el padre, a pesar de que el joven Ayoub tenía antecedentes penales por tráfico de drogas, según información del periódico español “El Mundo”.

Por su parte autoridades antiterroristas sospechan que Ayoub El Khazzani, pudo haber hecho un cambio de identidad, para cumplir otras condenas.