La Organización Mundial de la Salud declaró a Liberia libre de Ébola, lo que lo convierte en el primer país de África Occidental, que tiene un fin formal de la epidemia.

"El brote de la enfermedad del virus Ébola en Liberia ha terminado", la OMS dijo en un comunicado leído por el doctor Alex Gasasira, del grupo de representantes de Liberia, en una sala de conferencias llena en el centro de comando de emergencia en Monrovia, la capital.

Justo antes de la declaración de Gasasira, Lucas Bawo, epidemiólogo, mostró un mapa en el que se representaban los dos periodos máximos de incubación del virus (
un total de 42 días), que habían pasado desde que fue sepultada la última persona que se confirmó tenía Ébola en el país, cumpliendo con los criterios oficiales para concluir que la transmisión del virus había terminado.

Posteriormente la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, guardó un minuto de silencio por los fallecidos. Luego empezó a estrechar manos, acto que pareció monumental en un país donde durante meses se había advertido a la gente no tocarse una a otra.

En el transcurso de la mañana, la mandataria visitó hospitales y se reunió con huérfanos, viudas y sobrevivientes del Ébola, informó el periódico estadounidense The New York Times.