La oposición del gobierno de Venezuela, rechazó la negativa por parte de la administración del presidente Nicolas Maduro de autorizar la observación internacional, en las próximas elecciones legislativas que se llevarán acabo el 6 de diciembre.

Vicente Bello, representante de la Mesa de la Unidad Democrática en el Consejo Nacional Electoral, declaró que la existencia de la negativa manifiesta la escasez de división de poderes en el país.

Bello denunció que la decisión había sido tomada por Maduro y no por el Consejo Nacional Electoral.

Por su parte, el mandatario reconoció que no permitiría la observación electoral internacional, con la que se busca monitorear a su país.

Sin embargo, la Mesa de la Unidad Democrática, ha solicitado ampliamente esa observación para las siguientes votaciones, por lo que solicitó apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la Unión Europea y de la Unión de Naciones Suramericanas.

Debido a que Maduro se ha opuesto a estas observaciones en otras ocasiones, su actitud renuente hacia la opción no sorprende.

Según declaraciones de Bello, el gobierno nunca ha querido tener testigos debido a la violación que se comete a la ley, informó el periódico venezolano “El Universal”.