El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas exhortó a los países con posibilidades a unirse a la guerra contra el grupo terrorista Estado Islámico, el cual controla parte del territorio de Siria e Irak.

La resolución fue apoyada por unanimidad, los 15 miembros presentes señalaron a ISIS como "una amenaza mundial y sin precedentes para la paz y la seguridad internacional".

Se advirtió que el Estado Islámico "tiene la capacidad y la intención de llevar a cabo nuevos atentados terroristas". Por esa razón la organización busca erradicar el refugio que ISIS ha establecido en Irak y Siria.

Mediante el llamado se pidió intensificar los esfuerzos para detener el flujo de combatientes terroristas extranjeros a Oriente, así como prevenir y reprimir la financiación del terrorismo.

La ONU reafirmó que los responsables de actos terroristas y violadores de los derechos humanos e internacionales deben rendir cuentas por sus actos.