Tras meses de investigaciones, equipos internacionales de científicos anunciaron el jueves que las ondas gravitacionales existen, un avance mayúsculo para la física que abre una nueva ventana al universo y sus misterios.

"Este paso adelante marca el nacimiento de un dominio enteramente nuevo de la astrofísica, comparable al momento en que Galileo apuntó por primera vez su telescopio hacia el cielo", dijo France Cordova, directora de la Fundación Nacional Estadounidense de Ciencias (National Science Foundation).

El descubrimiento, que corona décadas de esfuerzos, confirma una predicción hecha por Albert Einstein en su Teoría de la Relatividad, en 1915.

Las ondas gravitacionales fueron detectadas el 14 de septiembre del año pasado por los instrumentos del observatorio Ligo (Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory).