Barack Obama rindió homenaje el viernes al fallecido presidente sudafricano Nelson Mandela, a un año de su deceso, subrayando que el líder africano será una fuente de inspiración para las futuras generaciones.

"Hace un año, el mundo perdía a un líder cuya lucha y sus sacrificios nos han inspirado, cuyo ejemplo nos recuerda la permanente necesidad de compasión, de comprensión y de reconciliación, y cuya visión estaba cargada de la promesa de un mundo mejor", señaló el mandatario estadounidense en un comunicado.

"Espero que todos nos tomemos un momento para ver hasta qué punto la vida de Mandela inspiró la nuestra y tendrá un impacto sobre las generaciones futuras, incluida la próxima generación de dirigentes, ya que tanto queda por hacer, aunque Mandela nos haya dejado un mundo más justo y más libre", agrega el texto.

El 5 de diciembre de 2013, la nación "arco iris" perdía a su figura tutelar, "Madiba" como lo llamaban afectuosamente los sudafricanos, muerto a los 95 años y reverenciado por su obra de reconciliación nacional, luego de medio siglo de apartheid, la política de segregación racial.