El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envió al Congreso un presupuesto por 3.9 mil millones de dólares para el año fiscal 2016, propuesta que no fue bien recibida por los republicanos en ambas Cámaras desestimando algunas de las partidas centrales.

Según informa el diario El País, la propuesta busca incrementar los impuestos a las empresas y los ciudadanos más ricos de Estados Unidos, y emplear los ingresos extraordinarios para ayudar a las familias que han pasado apuros económicos en los últimos tiempos.

Asimismo, destaca un paquete de inversión doméstica de seis años por 478 mil millones de dólares para construir y mejorar carreteras, además de otras infraestructuras con lo que pretende impulsar la economía del país.

Por otra parte, desea destinar un gasto por 561 mil millones de dólares para combatir al grupo extremista Estado Islámico, apoyar la presencia militar estadounidense en Irak y Siria y respaldar a Ucrania frente a Rusia.