Como parte de la VII Cumbre de las Américas, el presidente Barack Obama comentó que: "Los días de injerencia de Estados Unidos en América Latina han terminado".

"Somos muy respetuosos de las diferencias entre nuestros países", explicó el mandatario. "Los días en los que nuestra agenda en este hemisferio presumía que Estados Unidos podrían entrometerse, esos días han terminado". Fue en ese momento cuando el auditorio estalló en un aplauso, a lo que Obama respondió: "No digo que mi país sea perfecto y ese es el punto. Tenemos que luchar con nuestros propios desafíos para vigilar la desigualdad. Abrazamos la capacidad para ser mejores a través de la democracia", concluyó.

"Nosotros nos unimos con personas de todo el mundo contra aquellos que les niegan el derecho a ser escuchados. Cuando Estados Unidos ve que hay un espacio que se le cierra a la sociedad civil, nosotros obraremos para abrirlo. Cuando se les separa del resto del mundo, intentaremos conectarlos".

Horas antes, Obama participó en el II Foro Empresarial de las Américas junto al presidente de México, Enrique Peña Nieto; la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff; el presidente de Panamá; Juan Carlos Varela y Luis Alberto Moreno, el presidente del Banco de Desarrollo.